17 marzo, 2016

Conciliación laboral y familiar en España

A los cinéfilos no se les escapará que el título del post coincide con una fantástica película del oscarizado Alonso Cuarón. En Children of Men, Clive Owen, Julianne Moore y Michael Caine encabezan el reparto de una peli de ciencia-ficción en la que la historia nos cuenta que la humanidad ha perdido la capacidad de reproducirse. Cuarón propone que las mujeres ya no pueden concebir, por algún motivo fisiológico que realmente se desconoce, y dibuja una sociedad desesperada, violenta, abocada a la perdición. Si no hay futuro, no hay nada por lo que merezca la pena vivir.

Intentaré que este post no sea una ensalada de datos, pero algunos son imprescindibles para comprender sobre qué estamos hablando. En los últimos años, se ha producido en España un aumento del empleo femenino, hasta alcanzar un 53% del total del empleo (EPA, 2011). Esta magnífica noticia tiene una consecuencia directa en el índice de natalidad, que se desploma. Eso, unido al aumento de la esperanza de vida de los países desarrollados nos devuelve una población envejecida y a la larga, dependiente. Cualquiera que sepa sumar 2+2 sabe que el sistema, tal y como lo tenemos montado ahora, así no se sostiene.

¿Qué hacemos entonces? ¿Eliminamos a las mujeres de sus puestos de trabajo, que se ganaron como colectivo por derecho propio mientras los hombres luchaban en absurdas guerras a principios del siglo XX? ¿Frenamos los avances en medicina que nos ha costado milenios alcanzar?

España es el país del mundo donde el primer hijo se tiene más tarde. Concretamente, a los 30,6 años. Este número es una media, así que pensemos que hay partos a menor edad, pero también a mucha mayor edad. Con un índice de fecundidad de 1,32 hijos, España no está precisamente a la cabeza de Europa. Piensa que la tasa considerada de reemplazo generacional está en 2,1 hijos

Seguimos sumando. Desde 2008, año de inicio de la manida crisis y el brutal aumento del paro que malamente intentamos disminuir, se produjo en España una caída en picado de la fecundidad. Como evidencia, sabemos que la relación entre el paro y la fecundidad ha sido mayor en las comunidades autónomas donde más puestos de trabajo se perdieron.

Por ahora tenemos una mujer incorporada a un mundo laboral inestable, sufriendo los achaques del paro. Quedarse embarazada es algo arriesgado, teniendo en cuenta el impacto económico que supone un hijo al entorno familiar. Las tasas de ocupación de personas sin hijos se sitúan en un 74% en hombres y en un 66,9% en mujeres. Cuando aparecen los niños, la tasa masculina aumenta hasta el 78,9% y la femenina se desploma hasta el 59,5%. El dato es terrible.

Como veis, la situación no es tan grave como la que pinta Cuarón, pero puede resultar en un futuro muy parecido: sin esperanza. El mundo moderno ha generado un problema social nuevo, aunque la solución no es algo que no se sepa, es algo que no se aplica.

Conciliación.

Aunque la OMS recomienda que el período de baja por maternidad sea de al menos 6 meses, en España la cifra es 4 meses para ella y 15 días para él. Aunque el período de lactancia y embarazo afecta a la mujer, el período de conciliación afecta a los dos. No es extraño que un empresario se decida por un trabajador que va a estar ausente 15 días en caso de tener un hijo en lugar de uno que vaya a estar ausente 16 semanas. Según datos del Barómetro Cisneros, el 18% de las trabajadoras sufre presiones debido a su maternidad, el 16% son acosadas por reclamar sus derechos y cerca del 25% de las que embarazadas entre 18 y 25 años acaban siendo despedidas. Repito, ¿son tan extraños estos comportamientos en el entorno laboral con unas leyes de conciliación tan descompensadas? Yo creo que no. Es más, creo que las mismas leyes los fomentan.

La baja natalidad es un problema muy grave, que pocos parecen entender. Empecemos conciliando, que hacer niños todos sabemos.

Y para que veas que no es tan difícil, estas empresas lo hacen así:

  • Facebook: A partir de enero de 2016, sus trabajadores en todas las oficinas del mundo ampliarán el permiso de paternidad a 4 meses. Es encomiable teniendo en cuenta en que hay países del mundo donde no hay permisos de maternidad.
  • Netflix: También este año, la empresa de televisión que lucha contra la piratería con golpes de calidad, amplía sus permisos a 1 año para ambos progenitores.
  • Adobe: Otra empresa del mundillo digital, sube a 26 semanas el permiso para las mujeres y a 16 para los hombres.
  • Spotify: Con sus directivos declarando que una empresa que concilia mantiene a sus mejores trabajadores y son más productivos a la larga, otorgan 6 meses de permiso tanto a hombres como a mujeres.
  • Microsoft: Otra grande digital que amplía a 12 semanas el permiso de paternidad y añade 8 semanas al de maternidad según la ley.

Ya ves que todas las empresas que te traigo son organizaciones que realmente lo petan. Todas fundamentadas en el entorno digital, lo que muchos llaman el futuro, aunque son el maldito presente. Tal vez, se me ocurre, el problema está en el concepto viejuno de una empresa que se basa en fundamentos tan marchitos como que las mujeres tienen que quedarse en casa cuidando a los niños, y los hombres en el curro ganándose el pan para la familia. 

No parece más que, en términos de conciliación, seguir los preceptos legislativos de un país que agoniza, que envejece, sólo conseguirá que tu empresa sea como ese país: vieja y agonizante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>