Programa Electoral Podemos

Está claro que, hoy por hoy, ponerse a hablar de política es meterse en camisa de once varas. Por otra parte, no hacerlo requiere un esfuerzo tan grande, un acto de hermetismo tan desmesurado, que sería de todo menos realista. La actualidad en este país es una actualidad política, una actualidad candente, que parece marchar hacia una época de cambios e incertidumbres cuya oportunidad o conveniencia está en la mesa de debate de cada casa, lugar de trabajo, bar o punto de reunión de cualquier número de personas.

Gracias a las nuevas tecnologías, tener acceso y leer un programa electoral es cada día más fácil, lo que obliga a los partidos a ajustar muy bien cada palabra y decir realmente lo que quieren decir.

Hablar sobre los programas electorales de cada partido es (o al menos debería ser) hablar del futuro inmediato de la política de este país. De esta forma, en una serie de posts que iré publicando a medida que analice los programas, intentaré desgranar las intenciones de cada partido en materia de innovación social desde el característico punto de vista de GoodbyeMr.Burns.

El primer programa que traigo a escena es el de Podemos, la formación liderada por Iglesias. Tratándose de un programa marco para las Comunidades Autónomas, y dando por sentado las particularidades de éstas, puede entenderse cierta falta de concreción. Sin embargo, el hecho de que se mencionen términos como economía circular o autoconsumo energético es ya un avance significativo a todo lo que hemos podido encontrar hasta ahora.

Pero vamos, entremos en materia. Para no caer en el corta y pega, y hacer este post demencialmente largo, te animo a que descargues el programa de Podemos y vayas, paso a paso, leyendo conmigo los puntos a los que hago referencia.

Plan de rescate del ciudadano, bloque primero. Sobre la aplicación de tasas a las empresas eléctricas que desarrollen actividades contaminantes, hay que decir que esto es un logro. Es un impuesto que, siendo sinceros, afectará prácticamente a todas las compañías. Sin embargo hay que tener cuidado en si esta medida va a afectar a la factura de la luz. En otras palabras: ¿va la empresa eléctrica a permitir reducir su nivel de ganancia así como así?

En cuanto al rescate de fondos públicos y la construcción de grandes infraestructuras, el programa pone el acento en que deben realizarse estudios basados en criterios de rentabilidad social, aunque no especifica cuáles son. En un país en el que se ha construido sin criterios de ningún tipo (salvo tal vez el horror vacui), esto es algo a tener en cuenta.

Nuevo modelo productivo, bloque segundo. Los planes autonómicos de eficiencia energética centran su objetivo en el aislamiento térmico, priorizando los hogares con pobreza severa y las administraciones públicas. Aunque desde un punto de vista social es  un avance positivo, hay que considerar que el aislamiento térmico pueda caer en lo excesivo, no siendo, tal vez, la respuesta más válida para el problema de la eficiencia energética en una casa habitada por seres vivos. Hay que tener cuidado, pues el déficit en el intercambio de aire en los hogares genera problemas de salud para las personas acaso más graves que los derivados de la falta de aislamiento.

Una de las medidas más famosas del programa, la implementación de la jornada de 35 horas, es materia de debate profundo. No alargaré el post con mis impresiones, aunque sí las resumiré diciendo que su consecuencia directa quizás sea una bajada de los salarios. Sin embargo, en términos laborales, la medida que destaca positivamente es la reforma de los programas de incentivos a la contratación que resulta en facilidades y ayudas para incorporar al mercado laboral a personas incluidas en colectivos de exclusión social o grandes tasas de desempleo (jóvenes, mayores de 45).

En materia de conciliación, el programa se encamina en el buen sentido. España tiene un importante problema de natalidad, y una de las bases de este problema radica en la discriminación laboral que sufren las mujeres cuando son madres. De hecho, las políticas destinadas a proteger e incentivar el papel de la mujer (especialmente las pertenecientes a los sectores más desfavorecidos) en el marco laboral son todo un logro y un paso más hacia la equidad.

El apartado sobre los impuestos medioambientales y la famosa ecotasa es algo a considerar. Estos impuestos obligan a las empresas a innovar en materia ecológica, y a contaminar menos. Lo que nos debe interesar es premiar a las empresas con buenas conductas medioambientales y penalizar a las que tienen malas, pero dudo de si la ecotasa es capaz de distinguir, por sí misma, estas prácticas. En otras palabras, dudo de si da la oportunidad a establecimientos turísticos con buenas prácticas a diferenciarse de sus competidores en términos de impuestos. Porque, de no ser así, ¿de qué me serviría de cara a afrontar la ecotasa contaminar menos y tener una buena política de RSE?

Sobre los planes de estímulo verde para el sector privado, el texto distingue cuáles son los problemas aunque, como si se tratara de la receta culinaria de un plato secreto de familia, no nos dicen cómo de forma concreta. Aún así, como ya he dicho, identificar qué es lo que debe hacerse es ya un logro que los sitúa por encima de sus rivales políticos.

El desarrollo del plan energético a cinco años vista que analice el alcance actual y establezca las líneas de actuación es, para mí, la estrella del programa. Hablan, entre otras cosas tal vez redundantes, de la prohibición del contaminante fracking y del fomento del autoconsumo energético autorizando la instalación de generadores de energías renovables. Si has seguido el blog hasta aquí, sabrás que es una de las cosas en las que más he insistido, y sobre las que más confianza tengo para que cambien de cara al futuro. Todo esto abre una puerta que ya no volverá a cerrarse, y que conducirá a la independencia energética más tarde o más temprano.

Y de la cara a la cruz. El apoyo de la economía social y solidaria deja a la empresa sin esa forma jurídica en una desventaja clara, por mucho que se trate de una Benefit Corporation (un modelo de empresa contemplado en EEUU y que, hoy por hoy, no tiene representación en España) o tenga una política de RSE potente implantada en su organigrama. Una forma jurídica en sí, no hace más social o solidaria a una organización.

Cuando encabezan un punto sobre la protección del medio ambiente, vuelve a ocurrir lo mismo. Las propuestas no son más que ofrecimientos a una revisión de los problemas actuales, aunque las líneas de actuación se difuminan y resultan algo vagas. En materia de transporte y posteriormente en cuanto a la gestión de residuos, es quizás donde encontramos una concreción mayor, sobre todo poniendo de manifiesto problemas que requieren del análisis de un ojo experto. El programa brilla en estos aspectos, hablándonos de democracia ambiental, de economía circular y de planes anti fracking, temas que te sonarán si has seguido GoodbyeMr.Burns.

A mi modo de ver, estas son las principales líneas del programa de Podemos, en materia de innovación social, que debemos tener en consideración. En conjunto resulta algo vago, pero sin duda saben de lo que están hablando. Como era de esperar en un partido con estas características, señala los problemas sin pelos en la lengua y se le adivina inclinado a cambiar las cosas.

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>